Monday, September 19, 2005

La vida alrededor

Somos barcas empujadas por la nieve del desierto. Nada tiene sentido. Todo posee dirección. Nunca he sido fácil pero eso tampoco es difícil. Mi cabeza está a punto de estallar. Tendré que ir al peluquero.

Han sido muchas cosas las que me hacen replantearme mi planning, mi timing, mis timos, mis versos, mis vasos y mis visos. No estoy acostumbrado a que me pasen cosas que yo he provocado. Llevo 3 meses sin beber y cada vez estoy más borracho. Mi cama se llena de flores y yo pongo arena en mis ojos.


La vida es una caja de bombonas. A veces tan pesada, a veces tan peligrosas, pero nos da de comer y comemos, nos da calor y nos calentamos, nos da cuernos y embestimos, nos da la misma vida y la cambiamos cuando ya no nos da la vida misma. Aquí sentado en el banco, firmo chicles al portador.


Me rodea el espacio abierto.

8 Comments:

Blogger PacoelFlaco said...

Muy buen texto. Comparto todo lo que dices, aunque no lo respeto.

5:34 AM

 
Anonymous mmori said...

Es que esto de la vida es un asunto demasiado complejo...

5:56 AM

 
Blogger Beaumont said...

tranquilo, el cuarteto de Alejandría le pondremos solución a eso.... provisionalmente

6:07 AM

 
Blogger garcía argüez said...

que te sales, manué!!!!

11:46 AM

 
Blogger David Franco Monthiel said...

buenihimo!
dios, bueníhimo.

1:20 PM

 
Blogger catalogo electronico said...

eres el rey.

1:42 PM

 
Blogger malatesta said...

Todo esto me recuerda que hoy he encontrado un libro del Bukowski en el coche. Pulp, creo. ¿Me lo prestaste tú? Porque es que no me acuerdo.
Por cierto, aquí hay un par de páginas donde se pueden bajar por la puta cara cosas que perpetró este señor.
http://www.bukbooks.cjb.net/ y http://www.charlesbukowski.cjb.net/

"La primera cosa que recuerdo es estar debajo de algo. Era una mesa, veía la pata de una mesa, veía las piernas de la gente, y una parte del mantel colgando. Estaba oscuro allí debajo, me gustaba estar ahí. Debió haber sido en Alemania, yo debía tener entre uno y dos años de edad. Era en 1922. Me sentía bien bajo la mesa. Nadie parecía darse cuenta de que yo estaba allí. La luz del sol se reflejaba en la alfombra y en las piernas de la gente. Me gustaba la luz del sol. Las piernas de la gente no eran interesantes, no eran como el trozo de mantel que colgaba, ni como la pata de la mesa, ni como la luz del sol."
(C. Bukowsky, Perdedor)

2:25 PM

 
Blogger malatesta said...

Perdón, es el comienzo de "La senda del perdedor".

2:27 PM

 

Post a Comment

<< Home