Friday, September 10, 2004

Me acuerdo del yo - yo humano de Pynchon

Pasa que subo por la cuerda,
bajo por la cuerda,
resbalo en un frenesí de dudas,
dudo en un resbalón frenético,
pierdo el eje de la salvación terrena
en el aire frágil de la memoria.

Allí está el que no sabe lo que hace
y no se equivoca nunca:
penetra para huir,
ama para vengarse,
es generoso para cobrar,
busca la perfección y se conforma
con un impasse.

Sucede que he perdido el hilo
y el yo-yo rueda por la alcantarilla
al submundo de las ratas.

Tomemos una cerveza, amor.
Es tarde.


Egami Sensikasa
(que hizo pasar su poética neoborrosa por aquí).

2 Comments:

Blogger El misionero said...

Muchas gracias amigo uruguayo (no me libro de ustedes nunca, vivo con dos de San José y el único internauta que comparte conmigo el blog también lo es)Espero verte por aquí más a menudo. Y aumentando la calidad del blog con poemas como este.

9:31 AM

 
Blogger Egami said...

Manolo, no te sientas solo... Así cantaba Zitarroza, uruguayo él. Ojo con los maragatos (así se les dice a los de San José), son personas de carácter complicado. Yo soy Fernandino, de Maldonado. Me causo gracia que abrieras la bitácora, corriendo el riesgo incluso de que alguien te borre el post. Pero ya viste, los uruguayos somos así, hacemos poco daño. Suerte, Manolo. Si no cambiás la clave prometo volver a colocar algún post. Egami.

3:51 PM

 

Post a Comment

<< Home