Monday, October 15, 2007

Por lo visto I (Sitges 2007)

LOS CRONOCRÍMENES (Nacho Vigalondo)

Con mucha expectación se esperaba la primera obra del más mediático de
nuestros mediáticos cortometrajistas y ésta llegó como llegan estas
cosas: decepcionando a los que esperaban una obra maestra y
satisfaciendo a los que no nos dejamos arrastrar demasiado por modas
pasajeras ni por realidades construidas a base de repetirlas hasta la
saciedad. Al fin y al cabo, Los cronocrimenes es una obra sugerente,
atractiva y dinámica que apuesta por el guión (ya era hora que así
pasara en festivales que a veces se dejan llevar demasiado por lo
formalmente epatante) antes que por el efectismo visual y el
presupuesto desarbolado. Si a eso (la palabra escrita) le añadimos una
puesta en escena pragmática, limpia y sutil, miel sobre cuajada (lo de
las hojuelas nunca lo entendí.) En el debe tendríamos que colocar
algun defecto achacable a la procedencia del director (el
cortometraje) como el descubrimiento prematuro del mecanismo narrativo
principal, lo que hace que la película vaya de más a menos y que se
desinfle en su tramo final. O la ultilización de actores no
profesionales (señor Vigalondo: dirige bastante bien y tiene una buena
voz, pero hay muchos actores en paro) que si bien no lastra el
resultado sí acaba con la posibilidad de hallar matices
interpretativos de esos que de vez en cuando subliman algunas
secuencias.

HÉROS (Bruno Merle)


De témpano y riendo, caliente y con lágrimas, nos deja la ópera prima de Bruno Merle, una fábula donde la moraleja, como en toda narración desmitificadora que se precie, está al principio y los principios al final. Eso no impide, más bien todo lo contrario, que el joven realizador nos ofrezca una aproximación certera y desnuda que, a pesar de estar trufada de unas pocas demasiadas referencia obvias, nunca deja de sorprendernos en su empeño de salir indemne de batallas teóricamente perdidas (justo lo contrario que le sucede a Assayas en la también francesa-y también película- Boarding gates.) Merle transita entre un Scorsese con ascendencia francesa (Godard le fou, of course) y un Wyler revisitado por Noé e interpretado por Groucho Marx y Donnald O´Connor. Hacer reir parece más fácil que hacer llorar pero tiene más merito y el personaje al que da vida , cuerpo y locura, Michel Youn lo sabe y lo lleva a la práctica transformando la aparentemente ya vista trama en un "tour de force" donde el único ciclista va de endorfinas hasta las cejas. El equilibrio entre lo que se es y lo que se espera ser le lleva hasta el caos sin solución de continuidad y eso hace que Héros no sorprenda contándonos algo que ya sabíamos antes de coger el tren a Sitges: Kill your idols para salvar tu vida.

EL REY DE LA MONTAÑA (Gonzalo López-Gallego)


Previsible salto de uno de esos (nuestros) directores marginales al cine para todos los gustos que tanto se estila últimamente y que los americanos compran para hacer remakes aún más para todos los gustos si cabe. Ésta (su tercera película tras la interesante Nomadas y la invisible Sobre el arco iris) transita con desidia y agotamiento por un camino cercado por la sensación repetitiva de deja vù constante. La sombra de lo hecho es tan alargada que ocupa casi toda la historia del cine desde Deliverance a La caza o a la demasiado reciente Ellos, incluyendo aquí cualquier otro zaroffiano safari humano. Pero esto no sería un problema tan grave si no latiera en su interior una lectura simplista, lamentable y moralista que desvirtua su incuestionables valores formales (que los tiene) y que proporciona al visionado un giro hacia aguas que ya huelen. Lo hizo Van Sant en Elephant y tuvo gracia, pero en López-Gallego no tiene ni pizca ni originalidad (y van...) lo que hace que desconectemos con rapidez y fruicción. Si a eso le unimos unos diálogos que confunden naturalidad con nadería (entre Medem y Ozores tiene que haber algo) y unos actores que parecen mirar a cámara constantemente pidiendo un "¡corten!", no tendremos dudas de que nos hallamos ante uno de los fiascos de un festival que en su apuesta por el cine español nos ofrece películas ( La habitación del fermat, El último justo, etc) que en otras muestras no tendrían cabida.

2 Comments:

Anonymous Alvy Singer said...

Entono el mea culpa: gracias por el aclarado, esta tarde aclaro el post. Muchas gracias.

5:04 AM

 
Blogger El misionero said...

Nada, tranquilo. Era una aclaración porque en Miradas se nos pasó, pero realmente llevabas razón. Un saludo.

8:32 AM

 

Post a Comment

<< Home